Conozca a Susan

Defensora de la comunidad, madre de dos, luchadora de la clase obrera

“He dedicado mi vida entera a luchar por la igualdad y la equidad de justicia – ya sea en mi práctica legal, como la procuradora de la cuidad de Allentown, o como su congresista, trabajando todos los días por nuestra comunidad y logrando que nuestro gobierno trabaje mejor para los ciudadanos de Pensilvania. Nuestro trabajo apenas ha comenzado, y estoy aspirando a juntos seguir alcanzando metas.”

Como la hija de un oficial de las fuerzas aéreas, me mudé mucho durante mi niñez – en Estados Unidos y por todo el mundo. Me mudé a Lehigh Valley hace más de tres décadas para criar a mi familia, y realmente es el único lugar al que considero como mi hogar.

Lehigh Valley es en donde nacieron mis dos hijos y en donde fueron a la escuela pública. Es en donde construí una práctica legal reconocida y respetada, y en donde me convertí en la primera procuradora de la cuidad de Allentown, un cargo al que he conducido a una nueva era de responsabilidad y transparencia. En el año 2018, me convertí en la primera mujer en representar a Lehigh Valley en el Congreso, y en la única oficial judía en ser elegida en Pensilvania.

“He dedicado mi vida entera a luchar por la igualdad y la equidad de justicia – en mi práctica legal, como la procuradora de la cuidad de Allentown, en donde pasé todos los días trabajando a favor de nuestra comunidad y en optimizar su gobierno. Es por eso que después de trabajar para clientes durante 30 años, ahora quiero trabajar para usted”.
Susan Wild for Congress

Mi filosofía es simple: alcanzar objetivos en Washington es difícil, requiere escuchar a mis constituyentes, exige trabajar con aquellas personas al lado opuesto de la mesa. A continuación, les voy a compartir algunos de los principios que me guían:

  • Una ética de clase obrera: Mi padre creció siendo pobre. Mi padre fue uno de seis niños y su padre falleció cuando tenía ocho años. Mi padre y su hermano mayor vivieron en un orfanato por un par de años, mientras su madre se recuperaba. Le fue un poco mejor a la familia de mi madre, sin embargo, su padre también falleció cuando ella tan solo tenía ocho años de edad, dejando atrás a una joven viuda con dos hijas. Así que ambos de mis padres me inculcaron la noción de que nuestras circunstancias pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos, que cualquiera que sea nuestra buena fortuna, debemos ayudar a las personas que no son tan afortunadas. Y, al crecer en un hogar militar, con padres que crecieron durante la gran depresión, comprendo totalmente las preocupaciones de las familias de la clase obrera, porque yo me he preocupado por lo mismo. Me guían un conjunto fundamental de valores, que en parte me fueron inculcados por mi madre, quien es demócrata y liberal, y por mi padre, quien es republicano y conservador: que, sin importar el partido político, debemos todos cuidarnos los unos a los otros; que todos merecen ser escuchados equitativamente en nuestros procesos civiles; y que debemos guiarnos por el simple y urgente principio de dejarle a nuestros niños un mejor mundo del que tuvimos nosotros.

  • Crear consenso para lograr metas:  Estoy orgullosa de tener un récord probado de crear consenso, habiendo utilizado el tiempo que llevo en el Congreso para buscar varias formas de crear unidad entre demócratas y republicanos. Sé que, en estos tiempos de división, y sé que lo que voy a decir suena pintoresco, pero sí creo que la única forma de salir adelante es por medio del consenso. Con ese fin, fue que encabecé las negociaciones en bajar el precio de medicamentos como parte del tratado de libre comercio bipartidista USMCA. He trabajado con miembros republicanos del Congreso para financiar programas críticos, que salvan vidas como el programa Meals on Wheels y el Children’s Health Insurance Program. Siempre trabajaré con quien sea para lograr metas que beneficien a las personas de mi distrito.

  • Garantizando el acceso a la atención médica. Vine a Washington, en parte, para hacer cumplir mi creencia de que la atención médica es un derecho, no un privilegio, y que los ciudadanos de Pensilvania de todos los contextos, y de todas las condiciones sociales merecen tener una atención médica de alta calidad. El que tengamos dos destacadas redes de salud en el distrito PA-07 solo acentúa el hecho de que todos los que viven en nuestro distrito deberían poder obtener el cuidado que necesitan. En el Congreso, he ayudado a encabezar el esfuerzo de proteger la atención médica para las personas con enfermedades preexistentes y a bajar el costo de los medicamentos de prescripción. Y en tiempos más recientes, durante la pandemia del COVID-19, exhorté a la administración de Trump a que extendiera el periodo de inscripción para recibir cobertura médica, y para que todos puedan obtener el cuidado que necesitan durante este tiempo.

  • Caminar en sus zapatos. Para ir a la universidad, yo – como muchos de los jóvenes en nuestro país- trabajamos y adquirimos deudas estudiantiles. Desde entonces, la educación universitaria se ha convertido exponencialmente más cara, y el futuro de nuestra economía requiere reformas inteligentes para ayudar a aliviar la carga de la deuda estudiantil. Soy miembro del comité en educación y trabajo de la Cámara de Representantes, en donde todos los días trabajo para abordar la crisis de la deuda estudiantil que está paralizando a la próxima generación de americanos, y también asegurarme que todos los grados desde el kínder hasta la preparatoria tengan los recursos que necesitan.

  • Escuchar a – y luchar por – cada voz. He priorizado organizar asambleas públicas frecuentes en cada esquina del distrito PA-07, desde Allentown, a New Tripoli, hasta East Strousdsburg. Creo que el gobierno funciona mejor cuando es motivado por lo que es importante para las personas, y quiero incluir la voz de todos en ese proceso. Gracias al trabajo que he hecho en acabar con la burocracia gubernamental, he devuelto cientos de miles de dólares a la clase obrera de Pensilvania en la forma de pagos del seguro social y en beneficios para veteranos.

Cuando no estoy trabajando por mis constituyentes, me pueden encontrar pasando tiempo con mis dos hijos, y nuestro perro, Zoey, o preparando comidas con deliciosos ingredientes orgánicos provenientes de mi jardín, el cual ha sido rediseñado como nuestro ¡jardín de la victoria 2020!

Join Our Campaign

Subscribe to receive updates and news

By submitting your mobile number you are agreeing to receive periodic text messages from Susan Wild for Congress. Message and data rates may apply. Text HELP for more information. Text STOP to stop receiving messages.